P. Vito del Prete, Secr. Gral. PUM: que los territorios de misión sean Iglesias locales completas ...


“Cuando hablamos entonces de los territorios de misiones , llamamos inevitablemente en tela de juicio a la eclesiología y misionología .
El término misiones ya hace cien años provocaba perplejidad, y señalaba una metodología que, para el P. Manna , no estaba de acuerdo con el Evangelio. Una crítica a la expresión  también viene desde muy lejos.
“¡Qué buenos resultados ha tenido el Apostolado en los últimos cien años? Genial, maravilloso, si se quiere, la organización de las misiones , que están creciendo día a día en todos los países , las obras de caridad y maravillosos centros de enseñanza , numerosos , un aumento muy considerable en las conversiones ; sin embargo las misiones son tan organizadas , en lugar de las iglesias , como los organismos vivos que son capaces de crecer, permanecer y desarrollarse por su propia virtud, como las fundadas por los primeros propagadores de la fe, son colonias casi espirituales de los cristianos de Occidente , y con demasiada frecuencia como feudos de las órdenes religiosas " ( P, Manna, Observaciones sobre el método moderno de la evangelización , p . 46 ) .
El P. Manna ve en la expresión Misiones una contradicción o una desviación de la evangelización misma . "Fundamos las llamadas misiones extranjeras. El nombre mismo dice el error: son de hecho, entre los países no cristianos, de verdaderas organizaciones extranjeras, dirigidas por personal extranjero, apoyados por el dinero extranjero, y a menudo con el apoyo y protección de gobiernos extranjeros " (p. 40 )
La misiones son una etapa provisional, y la presencia de los misioneros es solo temporal y transitoria. La finalidad de la actividad misionera es la fundación de Iglesias, que sean autosuficientes. El trabajo de los Institutos y Congregaciones misioneros es auténtico y válido solamente si su presencia   ya no es más necesaria y se retiran de las tierras que han evangelizado. Si permanece durante largo tiempo la necesidad de su presencia, es signo de que el trabajo y la metodología adoptados son insuficientes o equivocados. “Si Pedro y Pablo hubieran usado los métodos que tenemos que seguir nosotros, misioneros modernos, habrían muerto sin conseguir gran cosa”.
El problema aquí no es tanto semántico, de signo lingüístico, sino que es esencialmente un problema eclesiológico. La verdadera pregunta es: ¿existe o mejor, podrá seguir usándose esta expresión después del Concilio Vaticano II? No es que va en contra de la eclesiología y la misionología hoy, aludiendo lo que ha sido durante siglos la obra de evangelización? Debemos abandonar completamente la expresión "territorios de misión" , y darle un significado que corresponde realmente a las palabras con que se expresa? Como se puede ver aquí también está involucrada la práctica moderna de la evangelización.
En primer lugar se trata de una concepción de la iglesia que se ha desarrollado, que ha surgido a partir del Vaticano II, que pone en crisis la expresión  territorios de misión.

(de la conferencia en la semana de misionologia en Burgos)

Post popolari in questo blog

Vitalidad y fuerza de la Infancia Misionera en el Continente Americano.

Instil passion for Jesus in families: Cardinal Filoni

Fallece Mons. Jesús Irigoyen, una vida dedicada a la animación misionera a través de los medios de comunicación