El Cardenal José de Jesús Pimiento Rodríguez, una voz que mueve la conciencia

MARTHA LUCÍA GÓMEZ
LA PATRIA | MANIZALES
Llegó solo al Club Manizales, donde ayer le ofrecieron un almuerzo en homenaje, de sotana negra, como ha usado desde sus tiempos de arzobispo de Manizales. De andar lento y dificultoso, baja audición, comprensibles a los 96 años, pero con la mente y criterio afilados para responder.
Es el cardenal consejero José de Jesús Pimiento Rodríguez, que desde enero de este año abandonó su condición de arzobispo emérito de Manizales para convertirse, por decisión del papa Francisco, en el noveno cardenal colombiano de la Iglesia Católica. Por eso los homenajes en la capital de Caldas, que no se los habían hecho por problemas de salud.
“El honor del cardenalato me costó una depresión mayor, me generó mucha carga emocional, pero todo se lo ofrecí a Dios. Recibo estos honores y se los entrego a los amigos y a quienes he ayudado un poco en la vida y a los que me han ayudado a vivir la fe. El honor está en la persona que honra”, asegura.
Reconoce que por limitaciones de salud no podrá ejercer en Roma, junto al papa, pero que desde Bogotá, donde reside, está dispuesto a recibir las consultas que le formule, pues hasta ahora no se lo ha requerido.
Renovación
- ¿Cómo ve el aperturismo del papa Francisco frente a temas tan punzantes como los cambios en la familia y las religiones como una sola?
Él está descubriendo cosas que no se habían pensado en la Iglesia, orientándolas para resolverlas. La familia está en una crisis profunda y necesita una renovación. Los que se casan no saben lo que hacen y hay muchos problemas de flaqueza humana. Cada religión tiene sus características y no se puede forzar, hay que mostrar la realidad nuestra y aceptar la verdad que tengan, pero no ponernos a mezclar. Se habla con musulmanes, judíos, protestantes para encontrarnos en la verdad. Hace mucho rato se comenzó a hacer eso, desde el Concilio, las resistencias son muy fuertes y necesita tiempo. El papa está preparando el camino muy bien.
- ¿Qué piensa del matrimonio entre personas del mismo sexo?
Eso no es matrimonio, es marido y mujer, así lo instituyó Dios. Lo otro es mentira social y jurídica. Hay que respetar a estas personas y dejarlas en su querer hacer lo que les da la gana, porque nadie se los puede impedir. La Iglesia no ataca eso, ataca es el error de enseñar que eso es igual. Aunque las cortes se metan, están fallando, porque en la Constitución dice qué es el matrimonio. No pueden constituir familia ni deben adoptar hijos porque es dañarlos con ejemplos que no son.

De los diálogos
- ¿Cómo ve el proceso de paz del presidente Santos y los diálogos con las Farc en La Habana?
Para que sea paz tiene que partir de la justicia. La Sagrada Escritura dice que la paz es fruto de la justicia debida, ahí no la hay. Debe ser fruto de la verdad, si no hay verdad hay esclavitud y mentira, ahí no hay verdad completa, hay unos arreglos de tipo político, pero no la verdad de lo que debe ser el orden nacional. No hay amor, aparece que nos vamos a tomar el poder, una lucha por el poder no es la lucha por el bien del pueblo. No se han convertido, y sin conversión no hay valor humano. No hay reconciliación, a las víctimas no les han pedido perdón ni las han reparado, no quieren dar con qué repararlas. Hay un montón de problemas sin resolver, no se puede tomar como una paz sostenible. Eso es un ensayo de diálogos, que no han llegado a donde deben ir.
- ¿Qué le recomendaría al presidente Santos para corregir el rumbo?
No me toca darle recomendaciones, le toca a la jerarquía en ejercicio. Es problema de ellos si están de acuerdo o no. Las cosas hay que tomarlas muy en serio, es Colombia la que está de por medio, el bien común, y eso no se puede malograr con arreglos baratos y de oportunismo, tiene que ser con arreglos de conciencia, de valores, de responsabilidad. Hay que responderle a Colombia o no estamos haciendo nada.
Política local
- Como arzobispo de Manizales es recordado por su radicalismo y por criticar muchas cosas en la ciudad, ¿cómo la ve actualmente?
Ha progresado mucho materialmente, pero hay una conmoción política tremenda, no hay claridad política. Es un daño para la ciudad. Si la ciudad está bien gobernada y orientada tiene valores incalculables y no se están aprovechando porque hay mucho desorden, corrupción y cosas que no se pueden manejar. No enjuicio a nadie porque estoy fuera hace rato, no he estado averiguando ni soy investigador, pero no veo la ciudad ordenada ni esperanzadora, aunque está en un crecimiento valioso en educación, empleo, innovación, proyección en exportaciones. Hay un momento feliz para crecer, pero hacer un Caldas y un Manizales nuevo es una tarea grande que tiene que emprender toda la ciudadanía con la Iglesia y con sentido de Patria.
- ¿Con este panorama, qué les aconsejaría a los candidatos que quieren llegar a los cargos de elección popular?
Estamos en unas alianzas indebidas, equivocadas, eso sí se ve. Los políticos están equivocados haciendo una campaña muy costosa. El poder se busca con altura, con dignidad, con honestidad. Si no hay esa grandeza no hay nada que valga, aquí ha habido mucha pequeñez, bajeza, componendas indebidas. No estamos dando la altura. Manizales no merece cualquier alcalde, es una historia inmensa, la gran cultura de siglos casi la quemamos. La autoridad debe cumplir el deber de educar, de favorecer el empleo, de hacer justicia social y alcanzar el progreso de la comunidad.
- ¿Si estuviera en Manizales y tuviera que votar no encontraría entonces por quién hacerlo?
Me pondría a investigar cuál el más o la más confiable. No puedo votar ciego, por cualquiera. Pueden tener 10 mil carteles, pero no valer nada como personas. Hay que hacer un examen consciente para votar por alguno. Hay que tomar a Caldas en serio, que a Manizales lo consideren importante de verdad, no mantener las divisiones, una sociedad dividida no va a ninguna parte, una familia dividida se destruye, así lo dijo Jesús.
Homenaje de la Arquidiócesis
El presbítero Horacio Gómez Orozco informó que el homenaje de hoy al cardenal Pimiento Rodríguez lo hace la Arquidiócesis de Manizales en el Seminario Mayor (La Florida), a propósito de la fiesta patronal de la Virgen del Rosario. Se concelebrará una eucaristía a las 11:00 de la mañana, luego la Gobernación de Caldas le entregará al cardenal una condecoración y finalmente habrá un banquete como felicitación por su cardenalato. Participará todo el clero, los obispos, diáconos y seminaristas.

(Tomado de La Patria)

http://www.lapatria.com/manizales/en-manizales-hay-conmocion-politica-cardenal-jose-de-jesus-pimiento-224269

Post popolari in questo blog

Vitalidad y fuerza de la Infancia Misionera en el Continente Americano.

Instil passion for Jesus in families: Cardinal Filoni

Fallece Mons. Jesús Irigoyen, una vida dedicada a la animación misionera a través de los medios de comunicación